Análisis de Animal Crossing: Pocket Camp – Échate la mochila al hombro y vamos de acampada

Animal Crossing: Pocket Camp

Animal Crossing: Pocket Camp, Simulación

Lanzamiento: 

21-11-2017

Género: 

Simulación, Aventura

Plataformas: 

Móvil/Tablet
Publicado por el

Nintendo continúa lanzando sus series más famosas en dispositivos móviles y el último en llegar ha sido Animal Crossing: Animal Crossing: Pocket Camp. Tras haber disfrutado del título te contamos todo lo que ofrece.

 

 

Los juegos para móviles suelen triunfar cuando están destinados a partidas cortas, ya que en cualquier momento libre podemos sacar nuestro smartphone y disfrutar durante unos pocos minutos. De la misma forma hay gran cantidad de títulos de tales características que además te invitan a jugar en estas cortas sesiones, pero de forma repetida a lo largo del día. En muchas ocasiones no podemos dedicar todas las horas deseadas a jugar videojuegos, por lo que los títulos para dispositivos móviles se adaptan a nuestros quehaceres del día a día.

A día de hoy ya no pilla por sorpresa que Nintendo esté adentrada en el mundo de los videojuegos para dispositivos móviles y tras haber contado con series como Super Mario o Fire Emblem en las pantallas de aquellos dispositivos compatibles, en este caso recibimos a Animal Crossing: Pocket Camp.

Ante nosotros tenemos una gran adaptación de la experiencia que hemos podido conocer en las consolas de Nintendo, aunque como es de esperar las posibilidades que se ofrecen son bastante inferiores. En cualquier caso presenta una temática realmente adictiva, por lo que cualquier fan de Animal Crossing encontrará en la versión para móviles un título muy cuidado.

En esta ocasión no tenemos un pueblo y nos desplazamos hasta una zona de acampada con nuestra propia autocaravana. Con este cambio de tónica nos olvidamos de esos grandes pueblos que tenemos que hacer prosperar en las últimas ediciones de las consolas de Nintendo. En Animal Crossing: Pocket Camp tenemos un cometido algo diferente, hacernos amigos del resto de campistas para que estos acudan a nuestra parcela.

En nuestro terreno tenemos nuestra propia tienda de campaña que podemos mejorar con el tiempo, nuestra autocaravana y una parcela sobre el que poner diferentes muebles. La importancia del inmobiliario supone más que una mera decoración, ya que tal y como detallaremos más adelante, dependiendo de los muebles que tengamos podremos recibir la visita de más campistas. Nada más empezar la aventura tenemos que escoger el estilo de nuestra parcela, aunque luego pasa a ser algo más secundario. Así mismo podemos crear a nuestro propio personaje con el que vivir esta experiencia social.

El componente social también está presente del juego, pero en ningún momento se permite una interacción en tiempo real entre diferentes personas. Las funciones online del título se basan en poder visitar los campamentos de otros jugadores o la compra-venta de artículos en el mercadillo que cada jugador puede montar para que así otras personas puedan adquirir los objetos que hay a la venta.

Como ya hemos adelantado antes aquí no nos encontramos con un gran pueblo y en su lugar encontramos un mapa con hasta 7 zonas diferentes. Cada una de ellas con unos elementos y unas particularidades respecto al resto. Por otro lado en la mayoría de ellas nos podemos topar con otros campistas con los que entablar relación para cumplir sus pedidos y así ganarnos su amistad.

Isla Castaña: Este es el lugar pensado para capturar insectos, así como recoger cocos.

Cala Salda: Aquí tenemos otra buena ubicación para recoger cocos, pero sin lugar a dudas lo más importante que ofrece es la posibilidad de recoger todo tipo de conchas, así como pescar en el mar.

Arroyo Cebollo: Su río permite pescar peces diferentes, así como hay algunos árboles frutales en la zona.

Valle Verde: Esta es la verdadera y más grande fuente de fruta, ya que hay árboles que ofrece todo tipo de variantes.

Mercado: Aquí nos espera Canela para mostrarnos los retos disponibles con los que conseguir recompensas, así como repasarnos las nociones básicas del juego. También van rotando diferentes comercios por lo que podemos comprar ropa, calzado o algunos muebles.

Ok Motors: Si queremos personalizar nuestras autocaravana este es el lugar indicado, ya que podemos cambiar su imagen o contratar expansiones para hacer su interior mucho más grande.

Cantera Apalazos: Este es un lugar especial en el que únicamente podemos acceder pagando con billetes hoja o bien pidiendo ayuda a cinco jugadores. Aquí podemos conseguir minerales y otros objetos de interés.

Parcela: Tal y como ya hemos avanzado este punto del mapa es donde tenemos nuestra autocaravana y tienda de campaña, por lo que es el lugar en el que recibimos las visitas de los campistas con los que mejor relación guardamos.

Según cumplimos los diferentes encargos que nos piden los campistas, así como al conversar con ellos, obtenemos puntos de amistad que se suman a su correspondiente medidor. Cuando nos hemos relacionado lo suficiente con alguno de ellos aparece en pantalla la opción de invitarlos a nuestra parcela, pero para que estos accedan tenemos que tener una serie determinada de muebles para que se sientan cómodos al llegar. El catálogo de muebles ofrece una amplia selección entre la que elegir, por lo que si tenemos las bayas necesarias, así como los materiales requeridos, podemos llamar a Al para hacerle el encargo.

El horario de nuestros relojes forma parte de la experiencia, al igual que en las versiones de consolas, pero en esta ocasión encontramos algunos cambios. En cada uno de los rincones que ofrece el mapa podemos comprobar que van rotando los campistas, de forma que para poder interactuar con ellos tenemos que esperar a que estén de visita en alguno de estos lugares. Lo mismo ocurre con los elementos de las tiendas que hay en el mercado, ya que van rotando sus mercancías, así como los propios comercios. Por supuesto no podía faltar el ciclo de día y noche. Otro factor importante en este sentido es la fabricación de muebles, lo que nos hace tener que esperar minutos o varias horas para tenerlos disponibles.

Aunque ya hemos hablado un poco por encima del tema del dinero, cabe puntualizar en este aspecto. Las bayas son el sistema de dinero principal, al igual que en cualquier otro Animal Crossing, pero además tenemos los billetes hoja. Animal Crossing: Pocket Camp es un juego gratuito tanto en iOS como Android, pero a cambio de tal modelo cuenta con micropagos, por lo que podemos adquirir estos billetes con dinero real. Eso sí, nuestra experiencia con el juego nos ha mostrado que también se pueden obtener una gran cantidad de estos billetes dentro del propio juego.

La localización de los textos en castellano está a la altura del trabajo mostrado en otros Animal Crossing y no faltan cantidad y variedad de chascarrillos, chistes o referencias en los diálogos que tenemos con cada uno de los campistas. Eso sí, se echan mucho de menos las rimas cuando capturamos un insecto o pescamos un pez.

Al estar ante un título para dispositivos móviles el sistema de control es táctil. Para mover a nuestro personaje podemos hacerlo a base de pulsaciones, como si de una aventura gráfica se tratase o bien podemos dejar nuestro dedo sobre la pantalla para indicar la dirección en la que avanzar. Hay algunos momentos que este control no nos permite observar claramente todos los elementos de la pantalla, pero la navegación entre menús y opciones varias es más que óptima.

Alberto Hernanz