La primera fantasía

Final Fantasy

Final Fantasy, Rol

Lanzamiento: 

18-12-1987

Género: 

Rol

Plataformas: 

PSP, Playstation, MSX/MSX-2, NES
Publicado por el

Dice que va por la entrega decimoquinta, pero en realidad Final Fantasy tiene muchos, muchísimos más juegos con su nombre, y dobla esa cifra con creces si entramos en spin-offs. Pero lo que vamos a hacer hoy es ir justo a la fuente, al Final Fantasy original de Squaresoft lanzado en 1987.

Para mucha gente el JRPG es sinónimo de Final Fantasy. Y hay motivos para ello, pero no es exactamente así. En realidad, fue Dragon Quest el que plantó la semilla del género que conocemos hoy en día, pero cuando esa semilla germinó y creció, la forma que adoptó fue la de las mecánicas de juego que Hironobu Sakaguchi y el equipo de desarrollo de una Square que estaba a punto de echar el cierre le dieron para tratar de mejorar lo que ofrecía la competencia. A eso se le llama tocar una tecla.

La historia es bastante popular. Sucedió en 1987 después que de Square hiciera un cambio de sede y se trasladase a la ciudad de Ueno. La empresa había nacido como una subsidiaria de la compañía de cableado eléctrico Den-Yu-Sha, propiedad del padre del fundador de Squaresoft, un recién graduado Masashi Miyamoto. Junto a él trabajaba un programador a media jornada, un tal Hironobu Sakaguchi que se encargó de los primeros juegos de la empresa, dos aventuras conversacionales. En aquel entonces, Square Co. Ltd. se ceñía a los ordenadores personales PC-8801, muy populares en Japón, pero cuando la fiebre Famicom empezó a hacerse patente decidieron probar suerte en el incipiente mundo de las consolas.

Y no les fue muy bien. Tras una serie de intentos fallidos, a Square ya casi no le quedaban balas en la recámara. Dice la historia popular, a la que el propio Sakaguchi le ha quitado dramatismo alguna que otra vez, que Square se jugaba el ser o no ser a un solo juego que hiciera la compañía rentable. E inspirados por el fenómeno de masas que era Dragon Quest, el propio Sakaguchi como guionista, Yoshitaka Amano como diseñador de personajes y el programador iraní Nasir Gebelli decidieron atreverse a levantarle la voz a Enix e incluso afearle algunos aspectos de su juego, del que Final Fantasy quería ser una versión mejorada. Si hubiesen sabido que su pequeña empresa fagocitaría a Enix a comienzos del milenio…

Sakaguchi siempre ha defendido que el título “Final Fantasy” hacía referencia a que él quería contar la épica definitiva del mundo en el que transcurría el juego, su fantasía final. El hecho de que en cada entrega el destino del mundo esté en manos de un grupo de héroes relativamente reducido y reunido por azares del destino le da peso a su afirmación, y desde luego, Final Fantasy hace uso de este esquema a conciencia. En sus primeras entregas se podía leer, con su característico tema principal de fondo, una introducción a lo que estaba por venir, y en el caso de esta primera entrega se nos cuenta una profecía un tanto vaga sobre el mundo siendo invadido por las tinieblas tras el descontrol de los cuatro elementos. Pero no todo está perdido, porque en ese momento, cuatro Guerreros de la Luz vendrán sosteniendo cada uno un orbe para enfrentarse al Caos y cumplir con la profecía. Aunque tendremos que empezar poco a poco...