Análisis de State of Decay 2 – La última esperanza de la humanidad

State of Decay 2

State of Decay 2, Acción

Lanzamiento: 

22-05-2018

Género: 

Acción, En tiempo real

Plataformas: 

Xbox One
Publicado por el

El mundo se ha ido por el retrete, los zombis pueblan lo que antes fueron calles llenas de niños y tú tienes que erigirte como líder. Vuelve State of Decay, ¿preparado?

Hablar de holocausto zombi es hablar de supervivencia, ya sea en tiroteos con criaturas desposeídas de su intelecto o por moverse en escenarios evitando a esos seres que antaño eran nuestros amigos. Un buen ejemplo de lo que supondría vernos en este ambiente fue lo que nos ofreció State of Decay, un juego en donde teníamos que erigirnos como líder de un grupo de supervivientes y salir a buscar comida, materiales para mantener nuestro campamento y en definitiva ser la última esperanza de este reducto de humanidad.

Ahora, State of Decay 2 nos devuelve a este infierno. Pero en esta ocasión no estamos solos, la llegada del modo cooperativo hace más fácil avanzar en este mundo que se amplía con tres mapas. Todos ellos repletos de tantos peligros como puedas imaginar. Prepárate para luchar contra los no muertos de diversas maneras, agáchate y sorpréndelos por detrás, saca tu arma y que el plomo se encargue de solucionarlo todo, o simplemente huye. Recuerda que el soldado que huye va a la guerra dos veces.

Gestiona tu campamento, reparte tu responsabilidad entre tus seguidores y dótalos de responsabilidades dentro de este caos. Asegúrate de que están seguros y que no les falta de nada si no quieres terminen convertidos en zombis o tan malhumorados que crean que están mejor fuera que dentro de tu campamento. El apocalipsis ha comenzado, ¿hasta cuándo podrás aguantar tú y los tuyos? Descúbrelo en Statate of Decay 2.

Sobrevivir al apocalipsis zombi puede ser sencillo. Uno puede tener la fortuna de no ser uno de los primeros infectados. Pero, ¿serías capaz de mantenerte en pie en el mundo que queda después? ¿Cómo te desenvolverías en una sociedad donde tus vecinos quieren abrirte en canal y comer tus entrañas? Eso por no hablar de que el supermercado ha cerrado para siempre y de que hay que tirar de imaginación para conseguir recursos ya sea para alimentarnos o para lograr los materiales necesarios para crear edificaciones como una enfermería. Todo esto nos propuso el primer State of Decay.

Ahora, Undead Labs nos propone repetir estas mismas sensaciones en State of Decay 2 en una experiencia más completa pero que sigue manteniendo sus elementos más importantes: supervivencia y una invitación a convertirnos en el líder de este grupo de personas que no han acabado siendo zombis. ¿Pero, por cuánto tiempo podremos aguantar en este estado y no ser un no muerto? De ti depende, para ello la secuela comenzará haciéndonos elegir entre varias parejas de protagonistas para empezar esta historia.

En este tutorial aprenderemos las nociones básicas del juego como el combate cuerpo a cuerpo, que las armas se rompen al usarse y que si bien de uno en uno los zombis pueden ser pan comido, si se empiezan a aglomerar es posible que terminemos siendo devorados. En estos primeros instantes de State of Decay 2 también veremos que vamos a ser el líder y tomar decisiones, la primera de ellas dónde vamos a empezar a asentarnos para crear una nueva sociedad.

Cada elección tiene sus más y sus menos. Por ejemplo, si nos decantamos por la zona residencial junto al río, vamos a ver que no somos los únicos allí. Y no nos referimos a los zombis, hablamos de una facción con la que tendremos que lidiar bien negociando para alcanzar una alianza, bien enfrentándonos con las consecuentes pérdidas para nosotros. También podremos viajar a una zona de granjas donde el crafteo de alimentos se hace más fácil, pero llegada la noche en un mapa de estas características los peligros serán muchísimos. O también podemos irnos a una zona desértica donde es posible que estemos tranquilos pero sobrevivir y encontrar recursos se va a tornar una tarea.

En nuestra partida nos decantamos por Cascade Hills, y lo cierto es que la mejor opción fue la de llevarnos bien con nuestros vecinos y evitar un conflicto innecesario. Unir fuerzas es lo más importante en State of Decay 2. Y no solo con los NPC, esta secuela nos trae el modo multijugador. Un sistema muy interesante, aunque hay que decirlo, todavía está en pañales. Lo que más se echa de menos en este sentido es que nuestros amigos no van a poder colaborar en la gestión de la base, su papel va a quedar reducido a un compañero en nuestras incursiones, pero su influencia acaba ahí. Tampoco nos podremos alejar mucho de ellos, por lo que olvídate del “divide y vencerás”.

Y como buenos supervivientes que somos nos va a tocar salir ahí fuera y encontrar víveres con los que seguir adelante. En este sentido las torres repartidas por el mapa van a ser de mucha ayuda ya que nos ayudarán a reconocer las zonas donde se ubican los distintos recursos. Desde restaurantes que guarden comida, hasta fábricas con las que poder construir enfermerías y otras edificaciones de mucha importancia. El consejo es que una vez pongas un pie en estos lugares arrases con lo que veas y generoso no seas. Cuanto más puedas llevarte mejor, y aquí nada mejor que aprovecharnos de los vehículos y sus maleteros.

También ten en cuenta que estamos ante un juego de zombis. Esto quiere decir que no va a faltar la acción, aunque te sugerimos que apuestes por el sigilo. Aunque de uno en uno, como van a aparecer la mayoría de las ocasiones estos enemigos, no representen una amenaza, si se amontonan van a ser un incordio. En nuestros enfrentamientos con los no muertos nuestro indicador de infección irá aumentando, por lo que procura tener siempre la enfermería a punto para curarte. Porque aquí no hay checkpoints, si mueres, es para siempre. Pasamos a controlar a otro personaje y el anterior se convierte en una de estas criaturas. Así de duro es este nuevo mundo.

Un lugar tan inhóspito que no es difícil que se inicie un conflicto dentro de nuestro campamento: falta de recursos, rencillas entre los supervivientes, todo ello se va a exponer ante nosotros en State of Decay 2. Tú decides cómo resolver esto, tú eliges cuántos recursos se lleva cada uno y lo que es más importante, tú asignas un papel a cada integrante de esta base. Revisa bien las características de estos compañeros y elige el rol que va a tener. Aunque se requieran más víveres, el consejo es tener cuantas más personas, mejor.

Si el grupo es amplio, habrá más posibilidades de defender el campamento en caso de ataque zombi y claro está, también habrá siempre echando un ojo a lo que ocurre allí mientras nosotros estamos fuera buscando recursos. Por supuesto, también podremos tener siempre a un personaje crafteando mientras que el anterior se queda recuperando fuerzas. Por eso ahí va el segundo consejo de State of Decay 2: decide bien en qué utilizas tus recursos, si algo puede aguantar, mejor emplea lo que debieras usar para su reparación en otros menesteres.

Dejando a un lado la jugabilidad, State of Decay 2 es un juego que tiene que mejorar a nivel gráfico. Los escenarios están bien recreados y la calidad de la imagen es buena, pero la tasa de frames por segundo sufre mucho por mantenerse incluso dentro de los 30 fps. También aparecen numerosos bugs que hacen pensar que Undead Labs tiene que trabajar en un parche que solucione estos problemas que dificultan la experiencia dentro de este mundo postapocalíptico.

En cuanto a la polémica del idioma, no hemos encontrado problemas en los subtítulos del juego. Vamos a poder entender a la perfección todo lo que ocurre en State of Decay 2. El juego llega sin doblar al castellano y las voces en inglés sí que parecen realizadas por amateurs que hacen más difícil creer estamos en el fin del mundo.