Análisis de Teslagrad (Nintendo Switch) – Una historia magnética

Teslagrad

Teslagrad, Puzle

Lanzamiento: 

03-12-2014

Género: 

Puzle

Plataformas: 

PS3, PC, Wii U, PS Vita, PS4
Publicado por el

Después de haber llamado la atención de quien lo ha jugado en otras plataformas, Teslagrad aterriza en Switch para así llegar a aún más público.

 

 

El panorama indie nos ha dejado cantidad y variedad de títulos interesantes a lo largo de los últimos años. Muchos de estos juegos son lanzados originalmente en pocas plataformas pero tras obtener gran éxito dan el salto a más consolas para llegar así a un público mayor. Con el lanzamiento de Nintendo Switch se ha dado lugar a una oportunidad perfecta para que muchos juegos logren tal meta.

Teslagrad ya ha pasado por Steam, PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox One y Wii U, siendo esta última la plataforma en la que más éxito ha tenido el trabajo de Rain Games. Es por ello que no es de extrañar que el estudio haya decidido realizar una nueva versión de su exitoso videojuego, pero en esta ocasión para Nintendo Switch.

Básicamente nos encontramos ante el mismo juego que en otras plataformas, ya que sus diferencias son mínimas, por lo que te recomendamos echar un ojo al análisis original que realizamos en su día, ya que este texto lo vamos a centrar especialmente en valorar qué tal funciona la experiencia en la consola híbrida.

Teslagrad fue un título que en un principio pasó bastante desapercibido pero su gran apartado artístico y después sus mecánicas y puzles fueron atrayendo cada vez la atención de más jugadores. De esta forma el lanzamiento del juego en Switch supone una oportunidad perfecta para disfrutar de la experiencia que ofrece en el caso de no haberlo podido hacer antes.

Una de las primeras ideas que Rain Games plasmó en el título, y que más llaman la atención, es la ausencia de voces y texto, de forma que nos van presentando los acontecimientos de la historia a la misma vez que la acción, así como con pequeñas escenas que nos muestran más detalles. Básicamente nos encontramos ante un juego de puzles en el que controlamos a un chico del que en un principio no conocemos detalles.  Nuestro protagonista llega hasta la Torre de Tesla, lugar en el que tiene que huir del ejército que le persigue, por lo que tenemos que superar todos los puzles que nos encontramos para poder seguir avanzando.

Los puzles que nos topamos se basan en la electricidad y el magnetismo, por lo que aprender a jugar con ambos elementos a nuestro favor es de gran importancia para avanzar en la aventura. La curva de dificultad está bastante bien ajustada, aunque también es verdad que en algunos momentos de la historia nos encontramos algunos desbarajustes en este aspecto.

No sería posible avanzar por cada una de las zonas que nos depara el enigmático escenario que tenemos ante nosotros de no ser por los poderes o accesorios que nos topamos en la aventura. El primero de ellos es un guante con el que controlar la polaridad de los objetos, de forma que podemos jugar con dichos elementos para superar los primeros puzles que nos topamos. De igual forma conseguimos otras habilidades o mejoras como por ejemplo las botas con las que aumentar nuestra velocidad, así como otros que nos permiten teletransportarnos unos metros. Los momentos de más tensión que encontramos en el juego los deparan los diferentes jefes que nos topamos. Aquí tenemos que combinar las diferentes habilidades y movimientos que poseemos en cada momento, lo que genera la necesidad de actuar rápido y sin tomarnos un segundo de más para reaccionar a tiempo antes de que los enemigos acaben con nosotros.

Quien ya ha disfrutado del juego no encontrará grandes alicientes para volver a hacerlo, ya que no hay novedades más allá de poder disfrutarlo en la vertiente portátil de la consola. Igualmente nos encontramos ante un juego que no es demasiado largo. En cualquier caso hay una serie de coleccionables que nos invitan a explorar cada rincón de los escenarios, ya que además solo al obtenerlos todos nos permiten acceder al final verdadero de la aventura.

A nivel artístico nos encontramos ante un juego realmente bonito y luce bastante bien en Switch, tanto a la hora de jugar con la consola en el dock como al hacerlo en el modo portátil. Las melodías por su parte forma una pareja perfecta con el apartado gráfico, de forma que las melodías más tranquilas nos acompañan en todo momento y los temas más épicos o movidos se presentan en momentos determinados como por ejemplo los enfrentamientos contra los jefes.

Alberto Hernanz