Avance de Octopath Traveler - 8 héroes, 8 caminos

Octopath Traveler

Octopath Traveler, Rol

Lanzamiento: 

13-07-2018

Género: 

Rol

Plataformas: 

Nintendo Switch
Publicado por el

Square Enix calienta motores para traer un RPG de lo más clásico a Nintendo Switch. Un cuento con 8 perspectivas diferentes.

Si pensamos en Square Enix nos vienen a la cabeza grandes sagas como Final Fantasy o Dragon Quest, que estrena undécima entrega este mismo año en Occidente; pero, los usuarios de Nintendo, sobre todo los de estos últimos años, seguro que también piensan en Bravely Default. Aquellos dos juegos lanzados en 3DS recogían el relevo del RPG por turnos y lo acunaban para traer al público moderno algo moderno, pero a la vez a la vieja usanza. El resultado, sin duda, fueron dos de los juegos más memorables de la portátil.

Hablamos de Bravely porque Octopath Traveler recuerda mucho, quizá demasiado, a lo que aquel grupo japonés dio forma hace años. Su productor, Tomoya Asano, decidió colaborar con Masashi Takahashi para comenzar otra nueva aventura a estrenar en la híbrida de Nintendo. Switch, que ya cuenta con más de un año de vida, recibirá este mismo año otro jRPG que promete satisfacer no solo a los más nostálgicos del género, sino también a todos esos neófitos que sientan curiosidad por saber qué es eso de combatir por turnos y conocer profundas historias.

Un cuento que se cuenta a través de 8 personajes distintos, con 8 pequeñas historias que confluyen para construir algo que, todavía, sigue siendo un absoluto misterio; pero que ya está dando las pinceladas suficientes para ser uno de los más esperados del año. Vamos a hablaros y contaros todo lo que se sabe de esta misteriosa y particular obra, de esa que muchos no han dudado en señalar como spin-off de aquellos Bravely Default y Bravely Second que tanto encandilaron a crítica y audiencia.

Poco se conoce del argumento de Octopath Traveler, antes conocido como Project Octopath Traveler. Ocho personajes, cada uno con un trasfondo y habilidades distintas, cuentan su historia, o más bien nos dejan disfrutar de ella, para ir conociendo más sobre ellos y cuáles son sus motivaciones.

En la demo que pudimos probar hace varios meses, por ejemplo, los dos candidatos disponibles eran la bailarina Primrose y el guerrero Olberic. La primera, testigo del asesinato de sus padres, busca averiguar quiénes fueron los responsables de dicha muerte, y para ello se ve obligada a caer en un mundo muy peligroso para su integridad. El segundo, es un caballero retirado que comienza sus andanzas de nuevo al intentar ayudar a la gente del pueblo en el que vive. 

A estos dos tenemos que sumar seis más: Tressa, la mercader; Alfyn, el boticario; H’aanit, la cazadora; Therion, el ladrón y otros dos que son todavía una completa incógnita, aunque ya se les ha visto en material promocional. Cada uno de ellos posee un pasado y una historia que desfilará frente a nuestros ojos, ayudándonos a conocerlos mucho más; pero también acabará coincidiendo para formar un grupo coral que unirá sus fuerzas por un motivo en concreto. ¿Cuál? Eso es algo que sigue en el aire, aunque existen algunas pistas que dejan entrever lo que Square Enix está preparando con este juego.

Lo interesante de este elenco de personajes, además de los acontecimientos que le acompaña, es su influencia en materia jugable. Cada uno de ellos posee una acción de campo que les permite interactuar de una forma diferente con los PNJ, teniendo unos efectos de lo más particular. Por ejemplo, mientra que Olberic puede desafiar a un duelo a quien desee (pudiendo toparse con auténticas fieras del combate), Primrose es capaz de encandilar a quien quiera para que caiga en trampas o incluso ayude en batalla, aunque tiene que andarse con ojo; si no le sale bien, es posible que la gente la acuse de querer aprovecharse y desconfíe.

Esta influencia, que repercute también en el comportamiento de las otras personas que habitan en este mundo, es quizá de lo más interesante que propone Octopath Traveler. Eso y, por supuesto, el sistema de combate. Y es que este, si bien consiste en turnos en los que se ordenan acciones, combina las defensas, las debilidades y el Impulso para dotar de un mayor dinamismo e incluso exigencia.

Los Puntos de Impulso se acumulan cada turno y, de forma similar al sistema Default y Brave de los otros RPG de estos nipones, se pueden usar para realizar más ataques en un mismo turno, combinar con habilidades o usar movimientos más poderosos. Este elemento es algo que, junto con el sistema de rotura de defensas, da un exagerado salto de interés a las batallas. 

La rotura de defensa funciona de la siguiente forma: cada enemigo es débil a un tipo de arma o elemento diferente. Golpearle con ello (algo que se descubre combatiendo), hace que pierda unos puntos señalados en un escudo. Si estos llegan a cero, el enemigo queda aturdido y a tu total merced. Sabiendo emplear esto, es posible incluso hacer que muerda el polvo sin que te toque; sobre todo si se saben emplear ataques de área cuando hay varios rivales.

Por supuesto, luchar goza de un interés aún mayor cuando tenemos esto en cuenta, y es que el resto de los componentes que influyen en los combates son fieles a las bases más inamovibles del jRPG. Hay equipamientos, hay habilidades y, por supuesto, subidas de nivel en base a la experiencia adquirida aniquilando a criaturas, ladrones, asesinos o todo aquello que se te cruce buscando pelea.

La fidelidad con el pasado es tal, que incluso los combates se suceden de forma aleatoria. A diferencia de lo que ocurre en juegos de rol tradicionales, Octopath Traveler no muestra a los enemigos cuando te mueves por su mundo, por ese recreado de forma tan especial y llamativa, los combates aparecen cuando llevas un rato moviéndote, por total sorpresa.

Y ahora, aunque lo hemos dejado para el final, es cuando debemos hablar de este mundo en el que pasaremos incontables horas. Los responsables de Octopath Traveler quisieron apostar por algo muy distinto a lo que hemos visto en los últimos años. El HD-2D, así es como definen su estilo, mezcla entornos tridimensionales con personajes planos, pero todo vestido con unos sprites que recuerdan a los títulos de los 90, aquellos hechos en 16 bits.

Así, tenemos algo que sorprende e impacta de primeras; pero que llama aún más la atención cuando se descubre que está hecho con el Unreal Engine 4. Estos juegos de luces que aparecen por pantalla cuando haces una magia, que visten esas mazmorras mientras te mueves por algo que parece un decorado de teatro, todo sirve para construir un juego que promete enamorarnos por todas y cada una de sus facetas.