Avance de Pillars of Eternity II: Deadfire - Hacia nuevos horizontes

Pillars of Eternity II: Deadfire

Pillars of Eternity II: Deadfire, Rol

Lanzamiento: 

08-05-2018

Género: 

Rol

Plataformas: 

PC, PS4, Xbox One, Nintendo Switch
Publicado por el

Obsidian regresa con una secuela de Pillars of Eternity, el RPG nacido de Kickstarter que cautivó a más de un jugador y que sigue su historia en el archipiélago Deadfire.

Quizás no luzca tan realista como Final Fantasy XV, quizás no nos permita tantas acciones como Skyrim, pero desde luego que Pillars of Eternity se convirtió en un gran título dentro del género RPG. Los ingredientes básicos estuvieron presentes y una maravillosa historia, que nos invitaba a continuarla hasta saber qué misterio se ocultaba tras ella, completaba la receta de este proyecto con el que Obsidian cautivó a gran parte del público. Por supuesto, no iba a faltar una secuela en la que continuar esta historia y hacerlo del mejor modo posible, teniendo en cuenta lo que hicimos en la anterior entrega.

El equipo de Obsidian ha construido una secuela total y toda elección realizada en la primera entrega terminará afectando al devenir de los acontecimientos en esta secuela. De esta forma no nos sentiremos “engañados” porque una parte de Pillars of Eternity II: Deadfire no concuerde con los eventos que vivimos en el anterior videojuego. Además, precisamente en lo que a decisiones se refiere, esta segunda parte ofrecerá un sistema más profundo de acción/ reacción.

Si ya en Pillars of Eternity las elecciones tomadas marcaban en gran parte nuestra historia, ahora en esta secuela Obsidian ha prometido más reacciones a nuestras decisiones. Cada ruta que decidamos tomar terminará afectando al futuro y nos hará vivir una aventura totalmente distinta a la que otro jugador puede estar experimentando en este mismo juego. Una gran narración que nosotros mismos iremos construyendo y que sin duda fue uno de los puntos fuertes del primer videojuego de esta corta saga.

Una historia que de nuevo apostará por el género D&D para desarrollarse. De nuevo el jugador empezará creándose su personaje y definiendo a qué clase se adscribe, algo que como sabrás determinará nuestras habilidades en el campo de batalla y nos otorgará distintos poderes que alterarán, siempre a nuestro favor, el destino de los combates. No faltarán los clásicos: hechiceros, tanques, paladines o arqueros. Como ya pudimos ver en el primer Pillars of Eternity estas variedades de personajes estaban muy bien definidas y contar con un equipo equilibrado era algo primordial para poder atacar tanto cuerpo a cuerpo como en la distancia.

Pillars of Eternity II: Deadfire recuperará también los combates en tiempo real. En este sentido tendremos a todo un grupo que controlar en la batalla y dos modos de hacerlo. Por un lado podremos fijarnos enteramente en un personaje y luchar con él, dejando que de manera automática la máquina decida por nosotros que hace el resto. Por el otro, como ya imaginarás, supone comandar a cada miembro de nuestro grupo y decidir que ataque debe ejecutar o qué habilidad activar. En este sentido merece la pena recordar el sistema de pausa rápida que nos permitía el primer juego y con el que podíamos pensar tranquilamente una estrategia haciendo que el tiempo se detuviera.

Nuestro grupo de Pillars of Eternity II: Deadfire estará formado por varios compañeros a elegir entre los 7 personajes que nos iremos encontrando a lo largo de nuestra aventura. Cada uno de ellos, intuimos, nos volverá a sumergir en distintas misiones secundarias que nos permitirán descubrir su historia. Por lo que si queremos completar al 100% esta secuela, nos va a tocar incluirlos a todos en nuestra cuadrilla. Una narrativa que se desarrollará en un nuevo espacio como es el archipiélago de Deadfire, un nuevo mapa que se antoja bastante más amplio que el de la primera entrega y que como novedad nos ofrecerá la presencia del mar como elemento fronterizo entre las distintas islas.

Pero no os preocupéis, entre las novedades de Pillars of Eternity II: Deadfire también encontraremos un barco con el que movernos entre estos territorios. Una nave que se posiciona como el nuevo Baluarte del juego. Si en la primera entrega debíamos gestionar una fortaleza y construir distintos edificios, así como contratar personal para su gestión y defensa, ahora nos toca ocuparnos de este vehículo acuático. Tendremos que poner en nómina a varios marineros y no solo pagarles el jornal, sino darles tareas que hacer en función de las habilidades que posean.

De esta forma, nuestro barco se transformará en el centro de operaciones y de batallas que se antojan épicas. Obsidian ha señalado que durante el transcurso de nuestros viajes por alta mar, Pillars of Eternity II: Deadfire nos sumergirá en combates en este medio acuático y que, en función de las características de nuestra tripulación, podremos sobrevivir de una forma u otra a los peligros que acechan debajo del agua. Por supuesto, tampoco faltarán las mejoras para esta nave, lo que nos permitirá aumentar su resistencia o potencia de ataque.

De nuevo, Pillars of Eternity II: Deadfire nos ofrecerá una perspectiva en tercera persona con una cámara algo alejada del foco de la acción. Algo que nos permitirá controlar todo lo que ocurra a nuestro alrededor. Como dijimos al principio, este juego no se caracterizará por unos gráficos tan realistas como otros títulos del género. No obstante los escenarios quedarán muy bien definidos y muestra de ello es la ciudad de Neketaka, la más grande de todo este archipiélago. Por otro lado, también hay que destacar que este juego prescindirá de las cinemáticas de nuevo.

Pillars of Eternity II: Deadfire desarrollará su historia en tiempo real, y los momentos de diálogo se resumirán con unas líneas junto a la foto del personaje que habla. De nuevo Obsidian apostará por voces e inglés y textos en castellano, con la posibilidad de elegir otros idiomas en estos subtítulos. Esta secuela llegará a nosotros el próximo 3 de abril y lo hará en PC, Xbox One, PlayStation 4 y Nintendo Switch, transportando toda la magia de este archipiélago a vuestras casas, o quién sabe dónde gracias a las características de la consola híbrida.