Enemigos normales en videojuegos que nos ponían en auténticos aprietos

Publicado por el

Los enemigos finales siempre son complicados, pero estos enemigos sencillos podían, y pueden, desquiciarte fácilmente.

Enemigos normales en videojuegos que nos ponían en auténticos aprietos

Siempre que hablamos de videojuegos y de enemigos solemos centrarnos en los jefes finales; pero hay títulos en los que hasta los rivales más sencillos y comunes pueden complicarte las cosas sobradamente. Hay enemigos corrientes con muy malas pulgas, con comportamientos y habilidades traídas del agujero más oscuro del averno para lanzar su ira sobre ti y hacerte sufrir cada vez que te encuentras con ellos.

Seguro que todos guardáis en vuestra memoria, y con especial inquina, el recuerdo de alguno de ellos, protagonistas de esas frustrantes horas probando una y otra vez cómo acabar con ellos. Hoy, en AlfaBetaJuega, vamos a dar un paseo doloroso para recordar y presentaros a los enemigos normales que nos ponían en auténticos aprietos. Esos que con su mera presencia ya te hacían sudar.

En la lista que traemos a continuación hay muchos populares y modernos, como otros que han forjado su mito a lo largo de años y años a base de castigar a los jugadores. Por supuesto, estamos abiertos a escuchar vuestras sugerencias y propuestas. Nos gusta compartir el sufrimiento.

 

Brujo Tempura - Kid Icarus: Uprising

Estás totalmente sumergido en la acción, tratando de que Pit siga adelante de la mejor forma posible y esquive todos los proyectiles y ataques de los enemigos mientras los abate con su armamento y, de repente, aparece un hechicero que te convierte en una gamba. Sí, una gamba. El Brujo Tempura tenía esta peculiar habilidad, que además anulaba tu capacidad de ataque y defensa, quedando a total merced de los enemigos y si puede, para colmo, te devorará.

 

Centaleón - The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Pocos jugadores olvidarán ese momento en el que debes ir a por flechas eléctricas en el dominio de los Zora de Breath of the Wild. Asciendes a una cima y te topas con la criatura más peligrosa de todo el juego: el Centaleón. Matarlo requiere de mucha práctica, tiempo y observación. Aprender sus rutinas y saber esquivar en el momento adecuado, además de ir bien equipado para no quedarte sin armas... y sin paciencia.

Noticias relacionadas