La saga Pokémon mejoraría si fuera un poco más molesta

Publicado por el

Una jugadora de Pokémon explica cómo la desobediencia de las mascotas reales afectaría de forma positiva a la popular franquicia de videojuegos.

Se podría decir que, a grandes rasgos, la franquicia de videojuegos Pokémon ha recreado bastante bien lo que implica tener una mascota, hacerte cargo de ella y entrenarla para que haga exactamente lo que tú deseas. De ello ha querido hablar Patricia Hernandez, de Kotaku, en un reciente y excelente artículo que compara las mascotas de la vida real con el comportamiento de los monstruos de bolsillo del juego.

Hernandez recuerda con cariño cómo era sobreentrenar a los Pokémon por encima del nivel que nos permitía la última medalla de gimnasio conseguida. Si lo hacías durante el suficiente tiempo era posible que más tarde te desobedeciera en la batalla y te hiciera enfadarte por su negativa a hacer lo que tú quieres, pero era un comportamiento creíble. Es entonces cuando Kotaku explica la comparativa con mascotas de la vida real.

Y es que esta redactora señala que hace poco adoptó a un perrito que venía de ser maltratado. Poco a poco ha ido mejorando, pero todavía sigue poniéndose muy nervioso cuando se le deja solo. Por otro lado señala que también tiene gatos que, como buenos gatos, hacen lo que quieren. Uno de ellos, por ejemplo, siempre se mete dentro de la nevera cuando la abre para coger algún alimento que le es necesario para cocinar.

Aun así, y a pesar de que sabe lo nerviosa que le pone, Hernandez siempre está a la espera de ver cómo su gato se introducirá en la nevera, como una costumbre. Y eso es precisamente lo que le pide a la saga Pokémon para ser más realista: ser más molesta. El anime lo ha reflejado bien, con Pikachu negándose a entrar en la PokéBall o con Charizard desobedeciendo a Ash. Tal vez nos pusiera de los nervios alguna vez, pero algún que otro Pokémon desobediente aportaría realismo a la franquicia.

Noticias relacionadas