Sony, PSP y los grafitis: una campaña que enfureció a ciudadanos y alcaldes

Publicado por el

¿Cómo vender una consola portátil? Ganándote el odio del público.

La famosa PlayStation Portable, más comúnmente conocida como PSP, fue la primera consola portátil que Sony lanzó a nivel mundial. Su estreno tuvo lugar allá por finales de 2004 en Japón, mientras que se extendió al resto del mundo a lo largo de 2005 con un lanzamiento bastante escalonado. 

Era un producto muy importante para la compañía japonesa. Tenían toda la intención de lanzarse a un mercado en el que Nintendo ha estado dominando sin miedo y temblor alguno durante décadas, y para ello tenían muy claro cuál iba a ser su "selling point", la superioridad de PSP frente a la que sería su rival por aquel entonces, Nintendo DS. ¿Unos gráficos parecidos a los de PlayStation 2 y un catálogo similar al de esta o una consola más pobre, pero con doble pantalla?

La decisión ante esta tesitura para el comprador era algo que en Sony quería conducir hacia su producto, y para ello comenzaron una agresiva campaña publicitaria que abordaría medios de todo tipo. Desde prensa escrita hasta portales online, pasando por televisiones, cines o incluso paredes de grandes ciudades. En efecto, no tuvieron mejor idea que pintar paredes de calles con grafitis en los que su consola aparecería acompañando a unos chavales bastante modernos. Pretendían, así, reforzar su presencia e ir delimitando un target de público bastante claro, los jóvenes del siglo XXI.

El problema es que este movimiento causó más desdén que aprecio. A la gente no le gustó que las calles de su localidad aparecieran con unas pintadas de dudosa calidad, y las respuestas no tardaron en efectuarse. De hecho, incluso los equipos de gobierno de las ciudades y pueblos se pronunciaron, con un importante enfado para/con Sony y esa PSP que estaba inundando las calles.

Noticias relacionadas