Videojuegos en los que tenías que hacer cosas rarísimas

Publicado por el

Para los desarrolladores de estos títulos todo valía con tal de conseguir la originalidad en sus mecánicas de juego.

Videojuegos en los que tenías que hacer cosas rarísimas

La originalidad siempre es un punto a favor. Hay videojuegos que apuestan por saltarse las normas y explorar terreno desconocido en materia de mecánicas y jugabilidad. Gracias a ello, hemos podido vivir experiencias muy diferentes a lo habitual en los géneros existentes, tanto para bien como para mal.

Hoy, en AlfaBetaJuega, vamos a echar un vistazo a las rarezas entre las rarezas, a aquellos juegos que nos pedían hacer unas cosas rarísimas para avanzar en la partida. No exageramos cuando decimos que las situaciones que ponían en pantalla, así como las acciones a realizar por parte del jugador, eran algo bastante poco habitual en esto de los juegos.

Os dejamos con la lista a continuación y, además, os invitamos a compartir con nosotros aquellos que os resultaron especialmente raros. ¿Cuáles han sido las cosas más raras que habéis tenido que hacer en videojuegos?

 

Osu! Tatakae! Ouendan/Elite Beat Agents

Tu misión es animar a las personas a que logren su objetivo, ¿cómo?, bailando. El surrealismo de esta franquicia quedaba mucho más claro en su vertiente nipona, en la que debíamos encarnar a un grupo de animadores ataviados con trajes de estudiantes de secundaria para hacer coreografías con las que subir la moral de los demás y lograr que consiguieran cosas como aprobar un examen o salvar al mundo de una invasión alienígena.

 

Metal Wolf Chaos

Antes de forjar una leyenda con Dark Souls, From Software lanzó al mercado algo tan bueno como surrealista. Metal Wolf Chaos es un videojuego en el que encarnamos al 47º presidente de los Estados Unidos, que se encuentra enfrentado con el vicepresidente del país. En lugar de tratarse de una confrontación dialéctica, nuestro presidente decide montar en un gigantesco robot armado hasta los dientes para acabar con la legión de su rival al grito de lindezas como "Muriica! Fu** yeah!".

 

I Have No Mouth, and I Must Scream

La humanidad ha quedado reducida a 5 personas castigadas a 109 años de torturas. AM, una IA despiadada, ha decidido que los humanos son una raza que no debe vivir, pero decide dar un último hálito de esperanza poniendo a prueba a estos supervivientes. Para ello, deben realizar una serie de tareas muy concretas que se basan en justo aquello que no pueden realizar. Un point & click extraño en todos sus aspectos, no solo en mecánicas.

 

Noticias relacionadas