OPINIÓN: El Medievo y el machismo

Publicado por el

Hoy dedicamos nuestro nuevo artículo de opinión a hablar sobre la polémica que ha rodeado a Kingdom Come: Deliverance en relación al supuesto machismo que atesora su propuesta.

Tan solo han transcurrido dos meses desde que comenzara el año 2018 y los aficionados al mundo de los videojuegos ya hemos tenido muchas cosas que celebrar. Monster Hunter: World, Dragon Ball FighterZ o Kingdom Come: Deliverance son solo algunos de los grandes títulos que se han ido lanzando en estas primeras semanas del año. Como siempre ocurre, todo gran estreno viene acompañado de su ración de polémica y eso es lo que ha ocurrido con el tercero de los juegos, obra del estudio checo Warhorse.

La compañía europea, debutante en el mundillo con este videojuego RPG medieval de corte realista que ha enamorado a miles de personas, ha tenido que hacer frente a un sinfín de problemas relacionados con bugs visuales y jugables por un lanzamiento que se antoja algo precipitado (desde el propio estudio han dejado entrever que hubieran necesitado un tiempo extra para pulir errores). Sin embargo lo que más se le ha achacado en los últimos días es que se trata de un videojuego machista.

Kingdom Come: Deliverance tiene una gran diferencia con otros RPGs medievales y es que no se trata de un mundo de fantasía. Warhorse Studios ha recreado el reino de Bohemia (en lo que ahora sería la República Checa) del siglo XV, por lo que han intentado hacer una aproximación realista a la sociedad, las estructuras, los paisajes y los acontecimientos que tuvieron lugar durante esa época, en pleno Medievo.

Como cabría esperar de una obra con estas características, los hombres suelen ser los reyes, los soldados y quienes ostentan los puestos de mayor rango en cada oficio, excepto en las casas de baños. Las mujeres, por su parte, se ven relegadas a un segundo plano, a quedarse en casa o a realizar oficios “propios del género femenino”, como se consideraba en la época. Todo viene perfectamente explicado en un glosario que Warhorse ha elaborado cuidadosamente para ponernos en situación sobre cómo era la vida en la época histórica que vivimos en Kingdom Come: Deliverance.

No obstante, no han sido pocas las voces que han empleado las redes sociales como altavoz para denunciar el machismo que atesora el videojuego de Warhorse. Ni que decir tiene que la mayoría de esas voces siquiera han podido probar el título que hoy nos ocupa, pero es ahora cuando surge otra cuestión: ¿debe un videojuego realista, ambientado en el Medievo, representar fielmente el papel de la mujer tal y como era en esa época o debe tomarse licencias para que la mujer tenga un rol más relevante?

Eso ya es cuestión de cada uno de los lectores de este artículo, pero lo único cierto es que Kingdom Come: Deliverance sí se toma algunas licencias para otorgarle un papel importante a la mujer en su aventura. Al comienzo de ella, será una mujer la que encabece la expedición que nos salve la vida cuando estamos a punto de morir, mientras que otra mujer nos cuenta su historia: cómo la obligaron a casarse con un anciano y le hicieron perder toda su adolescencia por culpa de ello.

Son solo algunas de las pinceladas que Warhorse Studios ha incluido en su videojuego que nos hacen pensar que acusar de machismo a Kingdom Come: Deliverance es una afirmación que no tiene ni pies ni cabeza. Y es que a pesar de retratarlo todo de forma realista y acorde a la época histórica, el RPG medieval sí ofrece grandes momentos a sus figuras femeninas para que también tengan relevancia a lo largo de la historia.

Algo similar ocurrió hace unos años con The Witcher 3: Wild Hunt, la obra maestra de CD Projekt RED. Muchos decían que el videojuego era machista porque la mayoría de sus personajes femeninos habían sido diseñados para ser atractivos (mientras que los hombres no siempre eran necesariamente atractivos). También decían que los personajes femeninos de The Witcher 3 no tenían relevancia en la trama y que eran los hombres quienes dominaban el mundo.

Error tras error. Es cierto que The Witcher es una obra de ficción y que aquí no estamos sujetos a las leyes medievales del mundo real, pero lo cierto es que tanto las novelas de Sapkowski como los juegos de CD Projekt RED están liderados por mujeres. Las hechiceras escogen una apariencia que resulte atractiva para embelesar a los hombres, pero desde las sombras (la llamada Logia de Hechiceras) mueven los hilos para que en el mundo siempre ocurra lo que ellas desean. Por si fuera poco, cualquiera que haya leído los libros o completado The Witcher 3 sabrá que el verdadero protagonista de la historia no es Geralt de Rivia, sino Cirilla de Cintra. Por más que me esfuerzo no consigo ver el machismo del videojuego por ninguna parte.

Kingdom Come: Deliverance ha llegado envuelto en polémica, pero a mi juicio la única que merece el videojuego de Warhorse es la que está afectando a la jugabilidad del videojuego, y no a la forma en la que se ha tratado la recreación histórica. Desde nuestro punto de vista no hay ningún machismo por parte del estudio checo, sino que este se ha limitado a realizar una recreación fiel de la Europa del siglo XV y que, en cualquier caso, se ha tomado licencias para otorgar un papel relevante a la mujer.