OPINIÓN: Logros y trofeos, ¿miden nuestra habilidad o meros easter eggs?

Publicado por el

Hoy dedicamos nuestro artículo de opinión a esos videojuegos que nos proponen logros y trofeos que más que demostrar que somos grandes jugadores, nos hacen descubrir secretos bien escondidos.

OPINIÓN: Logros y trofeos, ¿miden nuestra habilidad o meros easter eggs?

Logros y trofeos, la misión a conseguir por parte de numerosos jugadores. ¿Quién no siente un cosquilleo al ver la notificación de que ha obtenido uno? Ya sea por completar una misión importante, por marcar un gol de una forma poco común o por terminar el juego en un tiempo determinado. Lo cierto es que estos galardones se convierten en la obsesión de muchos jugadores que se lanzan a la “caza del platino.

Sin embargo, cabe preguntarse, ¿los logros y trofeos en videojuegos miden nuestra habilidad? ¿O simplemente nos hacen pensar en cosas absurdas que hace con el fin de encontrar un easter egg en el videojuego? El caso más reciente lo encontramos en Kingdom Come: Deliverance, que nos invita a completar el videojuego manteniendo el virgo de nuestro protagonista, algo que es evidente no contribuye a medir nuestra habilidad con la espada pero que hace que el jugar tenga más difícil obtener todos estos galardones en el juego.

Y este no es el único caso, sólo es el más reciente del que hemos tenido constancia. Por ejemplo, en Uncharted 3 si durante nuestro paso por el crucero nos lanzábamos a la piscina del barco y esperábamos a que Drake dijera unas líneas de diálogo conseguiríamos el trofeo ‘Marco Solo’. Toda una referencia a la anterior entrega del cazatesoros en la que jugaba junto a Chloe al juego ‘Marco Polo’. En este caso todo un easter egg difícil de pensar para el jugador habitual.

Porque, ¿quién iba a pensar que para conseguir este trofeo había que lanzarse a una piscina? En teoría los logros y trofeos están para demostrar qué tan buenos somos en un determinado videojuego, como por ejemplo en Monster Hunter: World, que nos invita a jugar hasta juntar 5 piezas de armadura ligera, o FIFA 18 que nos propone marcar un gol con tiro raso o ganar una tanda de penaltis sin fallar tan solo uno.

Pero volviendo al caso que ocupa el debate de esta columna de opinión. El de los logros y trofeos que más bien son easter eggs, tomemos por ejemplo Crysis 3 y su “Acaba con su carrera”. Si bien aquí había que demostrar destreza con el arco al lograr disparar una flecha en la rodilla de un enemigo, la misión de éste reto no era medir nuestra habilidad con dicha arma, sino más bien hacer recordar la frase de los guardias de Skyrim que indicaban que su carrera militar había concluido por culpa de una saeta en esta zona del cuerpo.

¿Más ejemplos? Remontémonos a Metal Gear Solid HD: Collection, y más en concreto a la partida dentro de Sons of Liberty. Si mientras controlamos a Snake en el crucero abrimos la taquilla del barco que en su puerta tiene un póster de una chica en biquini, nos quedamos mirando, y llamamos a Otacón, la cara de excitación será reprendida por el científico. Sin embargo, este momento de vergüenza será recompensado con un logro un tanto absurdo “Snake Beater”, como decimos, más bien un guiño que una medición de nuestras habilidades.

Luego también los hay a medio camino entre el easter egg y la medición de habilidades. Por ejemplo, en Batman Arkham City, si conseguimos localizar la calle en donde los padres de Bruce Wayne fueron asesinados, y presentamos nuestros retos durante al menos un minuto, dicho logro se desbloqueará. Una misión en la que si bien no demostramos cómo de buenos somos lanzando batmaranes, sí que podemos mostrar nuestra afición por el Caballero Oscuro reconociendo las calles de Gotham y sus localizaciones más especiales.

Y también los hay que lejos de premiar nuestra valía como jugadores, lo que hacen es más bien lo contrario: recordarnos lo malos que somos y en algunos casos obligarnos a fallar a propósito si lo que queremos es desbloquearlo. Es el caso de Guitar Hero II, en el que si elegíamos una canción en la que usar simplemente 3 botones de los 5 de la guitarra y fallábamos a propósito, en dificultad fácil, dicho sea de paso, obtendríamos este galardón que acreditaba que éramos unos auténticos mancos.

Por último, para cerrar no podemos olvidarnos de Lollipop Chainsaw. Un juego que posiblemente tenga uno de los logros más absurdos y que dejan muy a las claras que no se va a medir nuestra habilidad. ¿Qué hay que hacer para obtenerlo? Fácil, mover la cámara hasta ver las nalgas de la protagonista, cubiertas por ropa interior, y aguantar el tiempo suficiente en esta vista para que se nos recuerde que somos un pervertido. Algo que nos va a hacer pasar algo de vergüenza en el caso de que queramos completar toda esta lista de galardones virtuales.

Tras todo este repaso de logros y trofeos absurdos, y otros no tanto, sólo nos queda concluir que estos galardones no siempre suponen una prueba de lo buenos que podemos hacer. De hecho en algunos casos son una muestra de todo lo contrario, o llegado el caso, sentir vergüenza por haberlos cumplido ya que demuestran que hicimos algo no precisamente bueno. Ahora queda otro debate, ¿encontrar todos easter eggs es también algo que merezca una recompensa en forma de galardón virtual? Quizás en nuestra próxima columna de opinión lo valoremos.