OPINIÓN: Pokémon y la fiebre de las filtraciones

Publicado por el

Las redes arden ante el inminente anuncio de un nuevo juego de la franquicia para Nintendo Switch por culpa de unas filtraciones... ¿descontroladas?

Yo también estoy en ese tren. De hecho, llevo varios días dando toda la madera posible a los que se encuentran en la locomotora para que este viaje no pare, al revés, para que cada vez vaya más rápido. El tren del hype hace tiempo que salió de la estación y está a punto de hacer una pequeña parada que apunta a ser un bombazo a todos los niveles. Sí, se vienen nuevos juegos de Pokémon para Switch. Los fans de la saga lo huelen, los que no, también, porque no les queda otra.

Están siendo días de rumores, de dimes, de diretes, de personas que se van de la lengua o de las manos y que muestran o cuentan más de lo que deberían. Un post aquí, un dibujo allá, un pequeño meneo y, listo, ya tienes un sabroso cóctel del que todos beben sin parar. ¿Los ingredientes esenciales? Una pizca de Pokémon Let's Go! Pikachu y otra de Pokémon Let's Go! Eevee. Juntos, pero no revueltos, y mucho menos mezclados como aquellos de Vodka y Martini que tanto gustaban al Agente 007.

Llama mucho la atención la "borrachera" que está teniendo lugar durante estos días tras ver cómo estos nombres salían a la luz. Los debates se suceden, las críticas al juego ya están en el aire y las esperanzas por estar a la altura de las expectativas son una constante de todos los que esperan el gran anuncio como agua de mayo. Todos se suman, activados por esas pizcas que tres o cuatro personas han lanzado al mundo con nocturnidad y alevosía, envueltas en un mar de comentarios, pero brillando con la fuerza suficiente como para considerarse legítimas.

Pero, ¿y si realmente no son filtraciones accidentales? Resulta muy graciosa la idea de pensar en un pequeño puñado de ciudadanos de a pie, en un par o dos pares de usuarios publicando algunos posts en el Aprils Fools y desencadenando llamadas en mitad de la noche en las oficinas de Nintendo o de la Pokémon Company, o incluso enfadando a ese Kimishima que se marcha este verano. Sin embargo, y siendo bastante franco, uno ya no se lo cree.

No hay mejor forma de comenzar a disparar la expectación que dejando que la información "se filtre", que activando esos pequeños resortes para que la música empiece a sonar mientras se prepara la gran fiesta. Vivimos en una época en la que la información se mueve a un ritmo de miedo, en la que la actualidad está desfasada en un par de horas y en la que hay más ojos que nunca escudriándo hasta el último rincón de internet en busca de información o detalles que otros han pasado por alto. ¿De verdad las grandes empresas no son capaces de cubrirse lo suficiente a estas alturas?

Tenía razones para pensar en esto, y llamadme loco, pero el anuncio de la fecha de revelación de Battlefield V, que se llevará a cabo por la misma persona que la filtró, parece la prueba más descarada de que todo está mucho más medido y controlado de lo que creemos. ¿Acaso no hay una forma más fácil de hacer publicidad que colocar una pincelada de información en el lugar adecuado y en el momento adecuado? No necesitas grandes campañas, para eso ya tienes redes sociales y equipos de marketing trabajando. Para encender la mecha del hype solo hace falta un comentario, un dibujo, una foto en un foro. Del resto ya nos encargamos todos los demás.

Y si miramos atrás, antes de Battlefield y de Pokémon tuvimos a Lara Croft y Shadow of the Tomb Raider, un juego que lleva años siendo un coladero de filtraciones. Y antes de ella hubo otra, y antes otro, y otro... Y todos ellos en un periodo de dos o tres años. El ritmo no es normal, en absoluto. Se puede pensar que los medios para filtrar también han aumentado, pero la seguridad sí lo ha hecho aunque los detalles se sigan colando antes de tiempo.

Por eso, y porque es sabido que varias empresas han aprovechado eso de dejar caer información sin querer para comprobar reacciones y estudiar la respuesta del público, lo siento; pero no me lo creo. La fiebre de las filtraciones de los últimos meses huele demasiado a estratagema publicitaria y, con Pokémon, a los últimos movimientos clave para conseguir tracción, acumular miradas y, como dicen en internet "Drop the bomb!" o, como decimos en mi tierra, "dar el petardazo".

Solo espero que el día que decidan hacer el gran anuncio oficial, volviendo de nuevo a las criaturas de bolsillo, nos hayamos despejado un poco de esta borrachera, que ya sabéis lo que pasa con los excesos cuando hay una feria de por medio, sobre todo cuando se trata de una dedicada a los videojuegos y celebrada en Los Ángeles..